14.3.09

EL ULTIMO DE LA FILA: Cuando el Mar te tenga



Hace un tiempo leí un libro sobre el profeta Moisés (si, ese, el de las aguas y los mandamientos, el de la Biblia y tal). Era una novela, en la cual la autora, trataba de explicar la historia de este hombre desde un punto de vista humano. Me gustó muchísimo, porque esas historias fantásticas de la Biblia, siempre me han parecido difíciles de creer.

En este caso, ella explica, de manera muy simple que Moisés era un hombre como cualquiera, un tipo normalito, pero que jugó con las cartas que le tocaron y jugó bien. Vamos, resumiendo, en el libro, este señor, lo único que tenía de excepcional, era su motivación: La Naturaleza.

Si, según la autora, Moisés podía sentir ciertas cosas de la madre tierra, y esto se tradujo en acciones. Por ejemplo, lo de subir a un monte a meditar (justamente, para entrar en contacto con los elementos) y allí, meditando, en comunión con la perfección de la tierra, se le ocurrieron los mandamientos. No eran solo para un grupo de gente (eso vino luego, lo de los “elegidos”, la exclusión, y lo de la tierra prometida). Originalmente eran sólo unos mandamientos de respeto: Normas básicas de convivencia.
Que luego llovió, y un rayo le dio a él la excusa perfecta, para decir que se los había enviando Diosito mismo, eso ya es harina de otro costal.

El caso es que tanto a Moisés, como a nosotros, desde el principio de los tiempos, nos ha afectado y nos sigue afectando el tiempo, el clima. Seguimos estando a su merced. Tanto como si hace bueno, como si hace malo, eso nos afecta. No importan cuan avanzados creamos estar (tecnológicamente hablando), porque con la Naturaleza, seguimos en pañales. No podemos casi predecirla, ni ver o saber de la mayoría de sus formas, así que solo nos queda, aceptar lo que nos da y además, sentirnos agradecidos cuando nos muestra su mejor sonrisa.

No he conseguido a nadie inmune al clima que le rodea. A Nadie. Muchos refranes incluso vienen de esto. Aun más increíble es la relación que parece existir entre ciertos países debido a su clima. Es, a mi juicio, fascinante. ¿Por qué entonces el dinero (en España, por ejemplo) se hace en el norte, se administra en el centro y se gasta en el sur?. O ¿por qué países como los de la franja central del planeta, donde hace mas calor (entiéndase como Parte sur de Centro América, El Caribe, el Norte de Suramérica, y, siguiendo la misma línea, el norte de África y parte de los países Árabes), siempre están y han estado en crisis?

Pues para mí, está claro que el clima y la idiosincrasia del país en el cual vivimos, nos hace tener mayor tendencia a actuar de determinada forma. No es que sea una regla, a veces, nacemos en el lugar equivocado, según nuestra forma de ser, y (gracias al cielo) para ello, siempre podemos irnos. Eso, para los casos en los cuales simplemente no comulguemos con la ideología del sitio donde nos tocó nacer.

Esta idea tiene ya varios días rondándome la cabeza, y ahora que lo pienso, supongo que será por la cercana Primavera que -por fin- regresa.

Esta canción, de la mano de los chicos de El Último de la Fila y voz de Manolo García, siempre me ha relajado y claro, resulta lógico asociarla: El mar, con su calor, con su arena, y con sus olas… “Cuando el mar te tenga te tendré”.

Porque así como las estaciones se suceden unas a otras, así como siempre sabremos que por muy duro que sea un invierno, luego, siempre vendrá llegará el calor, así es como…

El Mar No Cesa.

Letra: Cuando el Mar te Tenga

Vuela al viento espuma del mar,
Vuela al viento y vuélvelo a volar.
Mezcla el mundo, ruge mistral,
Mezcla el mundo y mézclanos con él.
Ahórrate esas palabras de amor
Que nadie va a comprender,
Ni tan sólo yo.
Si lo que vas a decir
No es más bello que el silencio,
No lo vayas a decir.
Que hable el mundo y calle el hombre,
Calle el hombre y vuélvase a callar:
Mezcla el mundo, ruge mistral;
Mezcla el mundo y mézclanos con él.
Ruge mistral, vuélvenos locos de atar
Y con tu antiguo furor
Llévate a aquel que ose hablar.
Mientras todos duerman te amaré.
Cuando todos hablen huiré.
Lejos, muy lejos, en silencio.
Lejos, muy lejos, en silencio.
Cuando el bosque te hable te hablaré;
Cuando el mar te tenga te tendré.
Murmullo de una oración
Minúscula y dulce;
Murmullo de tu respiración
Al despertar.
Ruge mistral, medio dios;
Llévate el mundo de aquí,
Peina la espuma del mar
Y llévanos muy lejos, muy lejos.

13 comentarios:

Livy dijo...

Estoy convencida que a todos nosotros el clima nos afecta de una u otra manera.
Sor norteña, de costa, de mar brava, mi Cantábrico adorado, sé que me costaría mucho vivir tierra adentro, cuando viajo a tierras de "secano" siempre echo en falta ese olor a salitre, a mar, esa humedad que se cala hasta los huesos (quizá por eso sea incapaz de aguantar la sauna, pero en un baño turco me siento como pez en agua).
Hoy por aquí hace un día de sol, una temperatura agradable, que me anima, me llena y mis huesos agradecen,jajjajaja.
Que mejor tema para acompañar a tu entrada que Cuando El Mar te tenga, gran elección amiga.
Como siempre, gran post, me ha gustado.Un beso

El Mar no Cesa dijo...

Hola Livy!

Me alegra que te haya gustado, uff, estos dias hacen que uno vea la vida diferente, a que si?.
Como te dije, me voy a la playa, a impregnarme de todo ese salitre divino, de la brisa, y a recargar las pilas!.
Un dia de estos, puede que me arriesgue a ver a ese mar bravo que dices, aun no lo conozco. Estoy en Zaragoza, por eso te entiendo, esto de no ver playa nunca me pone de los nervios!
Un besote.
Este Mar.

Chapulin dijo...

"Mar antiguo, madre salvaje,
de abrigo incierto
que acuna el olivar.
Ruge mi alma confusa y triste;
ojos azules en los que naufragar."

No se puede superar algo así sobre el mar...el último de la fila fue lo más...Claro que si!

Claro que el tiempo influye, la temperatura, la lluvia, cambia el espiritu. En ocasione he oido que el viento continuado vuelve a la gente loca...

Zaragoza? Estamos a horita y media.

Un abrazo fuerte.

Sid dijo...

Me encanta que hayas escrito de un tema como el de la contemplacion , porque cuando te refieres a la naturaleza y a la relacion con nosotros podemos darnos cuenta de que no somos seres en el aire, sino que somos seres dentro de la naturaleza, dentro de un mundo, no solitos, sino rodeados de otros seres y de una naturaleza increible.
A veces estamos tan acostumbrados a ver nuestro mundo que ya no nos sorprende nada.

Salu2 Mar

Frusly dijo...

Todo lo que nos rodea nos influye y aunque cada vez menos, nos ha creado la naturaleza... y eso se nota. Yo soy isleña (Vivan mis islas Canarias!) y no me imagino levantarme un día y no ver mar, aunque solo sea ver ese horizonte azul. Ver y sentir como cambia el clima, como se suceden las distintas épocas del año es algo que te cambia el humor, dímelo a mi, que me encanta el invierno y cuando aquí llega el verano... xDDD

Como me ha gustado la canción, la he puesto ya tres veces ^^ muchas gracias. La verdad que nunca me he interesado mucho por El último de la fila, pero mira que tienes canciones buenas, como ésta.

Además, es tan ideal y tan apropiada para el tema que escribes ^^

Un saludo y a cuidarse!

Ryoga dijo...

tienes toda la razón,el clima nos influye a todos.yo vivo en asturias y aqui a veces el tiempo no es muy bueno,en ese tipo de dias el animo no es tan bueno como en un dia soleado.a mi la verdad es que no me hubiese importado el haber vivido en otro sitio más soleado

yo nunca he sido fanatico de este grupo pero alguna canción buena si que tienen,y esta es bastante buena

ordago13 dijo...

es una genial cancion gracias por compartirla¡¡¡

laura dijo...

pedazo de cancion del Ultimo ...
el mar ,con el que habia vivido siempre, y ahora echo tanto de menos , que me hacia sentir tan pequeña y me daba tanta fuerza a la vez...
te felicito por tu blog !!

El Mar no Cesa dijo...

Queridos!

Bueno, ya de vuelta de la playita veo que han disfrutado de Manolo & Cia...

Chapu: Siii!! estamos a poco, bastante cerca. No se porque se me hacia que era mas lejos. Bueno, ya sabes que aqui en Mañolandia tienes a esta blog-amiga. (Ey, la cita del Ultimo, me ha dejado sin mas palabras), como te dije, thanks!!!

Sid: asi es amigo, no somos mas que parte de un conjunto... este tema puede parecer ligero, pero al contrario, es bastante complicado y profundo... toda una reflexion.

Frusly: No puedo, estoy verde, de verdad, verde de la envidia que me da pensar en estar rodeada de agua!!! ahhh, este camino mio que se empeña en estar lejos del mar... pero bueno, al menos ahora estoy mas cerca que antes. A este paso, terminare viviendo alli en la isla contigo! jajaja...

Ryoga: Si que te entiendo, los que andamos por estos lado de climas menos benignos, estamos convencidos de que podriamos estar en otro lado, pero bueno, como sea, Asturias es muy bonito, y eso, ya es algo!

Ordago: Gracias por el cumplido, me alegra que te guste!

Laura: Pues como digo al comentar, bienvenida seas a este Mar, ya he comentado en tu blog (super guay), y nos seguiremos leyendo!

Un abrazo a todos, como siempre.
Este Mar.

Arwen dijo...

Hola, Hola, Hola y felicidades por esta página que de verdad me ha gustado. Un poquito de todo y mucho bueno.
Os hemos conocido a través de Rock & Roll Circus que son seguidores nuestros.

Saludos hasta los versos.
Arwen

El Mar no Cesa dijo...

Hola Arwen,

Se bienvenida a este Mar, ya me he pasado por el vuestro y esta super. Nos leemos!

El Mar.

Solfeliz dijo...

Hola Mar, tenía algunas semanas que no me pasaba por aquí, se te saluda con mucho cariño.
Interesante tu reflexión sobre el clima y la manera de comportarnos, creo que va más ligada a la cultura y tradiciones que a ideologías como hecho determinante. Me encuentro en la parte norte de suramérica y había tenido la suerte (a pesar de todos sus defectos) de vivir en un sistema que nos definía como un pueblo tranquilo y solidario. Lamento decir, que de una década para acá, como sociedad, estamos enfermos, porque quienes nos gobiernan constantemente nos incitan al odio y al enfrentamiento. No veo dentro de mis opciones inmediatas emigrar a pesar de este "peso" tan fuerte, mi trinchera es mi espíritu y espero siempre tener palabras adecuadas para dejar sentir mi inconformidad.
Gracias de nuevo por la reflexión y la canción...

El Mar no Cesa dijo...

Hola Sol Feliz,

Te entiendo perfectamente, hace algun tiempo que vivi en venezuela, aunque fue poco tiempo, se a que te refieres. Creo que no te lo habia comentado, pero ya lo sabes, en este espacio, aun hay libertad plena, y puedes contar lo que tengas "atarugao".
Un abrazo,

El Mar.