29.3.11

LEAVING I: El Hartazgo (de la Mala Vida)

Hace días vengo sintiendo una sensación que conozco demasiado bien…

Ay… ay… ay…

Es como una gotera que va llenando un envase… gota a gota… poquito a poquito… ese rítmico sonidito irritante que te va molestando y molestando… y no sabes lo realmente harto que estás, hasta que pasa algo -que es, esa última gota que rebosa tu envase de la paciencia- y sin más, todo lo que lleva meses, años o días acumulándose allí, sale a presión, de golpe.

Pero vamos por partes: Comencemos con la primera gota, que es, esta parte I.

Antes de mudarme a donde estoy ahora, pagaba una fortuna para cualquier mileurista (820 euros) pero vivía mejor, es decir, tenía vecinos pijos y todo. Ahora, pago la mitad, pero mis vecinos son unos senegaleses con un piso patera. He contado al menos 10 personas distintas que viven allí en escasos 60 metros cuadrados.

Antes, si, pagaba caro, pero como era obra nueva, no pasaban cosas como la de esta noche pasada, en la cual se rompió una tubería de un piso de la planta de arriba y nos pasamos media madrugada, recogiendo agua entre todos. Y suerte que no fue el de justo encima… En fin, que es lo que tienen los pisos más viejos. De hecho, se supone que debo dar gracias a dios que al menos, tiene ascensor.

Antes, salía en coche, desde mi parking y, no me enteraba mucho de nada, pero ahora, estoy tan cerca, que llevo al peque andando al cole. Unas cosas por otras… supongo…

Esta mañana, salí como todos los días a llevarlo y, no sé si siempre han estado allí, pero el caso es que hoy fue que reparé en ellos (bueno, apenas me mude hace unos días)… Son un buen grupito de pre-adolescentes (el mayor no tendrá ni 15 años), y ya son porreros absolutos, yonquis perdidos, que nos recibieron (al abrir la puerta) con una buena bocanada en plena cara. Obviamente, o van al cole totalmente drogados, o ya ni van. Recuerdo esa noticia que salió la semana pasada en un recuadro mínimo, súper pequeñito, sobre las cifras alarmantes del problema de las drogas aquí. Recuerdo otra mini noticia, sobre el tema de la deserción escolar que le pone los pelos de punta al mas pintado. Bueno, consolémonos: podría ser peor. Podriamos ser el primer país. ¿No?.

Los miro con más detalle, y me hace gracia, porque ¿Quién dijo que en España no hay buena integración cultural? Unos eran bien blanquitos, pero con rasgos 100% Spanish. Otros dos morenos, otro parece moro, un par “del este” creo, pero mira: ¡si hasta tienen un negrito! … Que majicos se ven, todos los coleguillas drogándose bien temprano… todos con sus zapatos de marca y bien vestiditos. Nada de gitanos camellos (si, de esos también hay un grupo en la misma calle, pero unos portales más allá).
Miro la hora. Son las 8:45 am.

Comenzamos a andar, y enseguida pregunta el peque ¿mama a que huelen esos chicos?. Y aun cuando siempre le contesto a todo con la verdad y calma, debo admitir que me costó hablarle del tema, aunque por supuesto, le expliqué. No sé si me entendió, pero lo intenté. Una conversación que volveremos a tener, pero que no me quitó el enfado. Al contrario. Con el sueño que tengo del trasnocho limpiando, me voy enervando más a medida que transcurre el día.

9:10 am. Ya dejé al peque y regreso a casa, porque claro, no tengo trabajo por las mañanas. Es que No hay. Modestia aparte, soy realmente buena en lo que sé hacer, o mejor dicho, en lo que hacía. Si, en tiempo pasado, porque en casi cuatro años, ya prácticamente he olvidado lo que es tener un trabajo bueno, fijo y estable. Esos recuerdos son así como borrosos… me parecen una fantasía de otro tiempo, de otra vida...

10:30 am. Mientras me tomo un té con galletas, sigo pensando y pensando y llego a la conclusión más simple: Y es que No. No quiero nada de esto para mi pequeño. Ni para mí. Ni para mi pareja. No quiero ver más niños-porreros. Me pone enferma. No, tampoco quiero saber más del paro. Ni de los políticos (si veo otra vez a masturbito me moriré). No quiero saber nada más de la crisis. Y menos que menos, tocar el tema de las pensiones.

Entre lo que pasó con el piso… que no me renovaron el contrato de la basura de trabajo en el supermercado y todo esto… creo que va llegando el momento…

Oh sí. Eso parece…

No sé si lo recordaran, pero como también me negaron la beca del comedor y no hay jornada continua, lo tuve que sacar. Por lo cual, vengo y voy del cole 4 veces al día, a dos viajes que hacen un total de 8 caminaditas de 10 minutos, ya que entra a las 9:00, sale a las 12:30, vuelve a las 3:00 y sale a las 4:30… ¡menos mal que tengo trabajo solo por la tarde! (me quedan las horas de la academia, y debo sentirme más que agradecida, claro).

Luego de buscarlo (otra vez), comer, y volver a llevarlo (otra vez), son las 3:10 y ya voy de regreso a casa para preparar las clases de la tarde. Algo me llama la atención: uno de los padres que acaba de ir a dejar a su hijo, misma edad que el mío, pero de otra clase, se detiene. Me quedo helada, mientras lo miro rebuscar en el contenedor de la basura. La curiosidad me puede y me le acerco. Tengo que saber si es que tiene Síndrome de Diógenes (no parece, va bastante limpio y no huele mal), o que es lo que pasa.

Con mis dotes comunicativas naturales, en 5 minutos ya me he enterado de que se quedó sin trabajo, es viudo, y le toca criar al niño solo, y, lo peor, aunque parezca mentira, como cobra 400 euros (que, por lo que parece, es toda una fortuna en estos momentos), también le negaron la beca del comedor. Rebusca para poder comer él y trata de dejarle lo mejor al peque. También busca a ver si consigue cosas para reparar y venderlas luego.

Ojo, que es español de pura cepa. 100% Maño. Nada de Rumano, ni cosas raras… Digo más: Repara bien, porque era electricista… (habla como lo hago yo de mi profesión, en tiempo pasado). “Es con esta crisis maña, la cosa está muy jodida” me dice. Dice también que lo hace a esta hora, para que el niño no le vea. Le creo. No es ni de lejos el único que veo día y noche rebuscando comida en los contenedores. Mis propias manos sacaban la basura del supermercado y vi de todo. No me lo han contado. Lo he vivido directamente.

Llego a casa. Son las 3:20 pm. Subo. Me siento en el sofá y me trago mis lágrimas de indignación. Me trago las preguntas. Todas. Desde la de ¿donde coño están los servicios sociales? Hasta la de ¿Dónde está el dinero de nuestros impuestos?. Porque es verdad, no soy española, pero eso solo vale para la prensa y los prejuicios. A efectos legales, me toca pagar impuestos como todo el mundo y hacer las cosas como todos lo demás.

Me trago también la rabia que me da tanta injusticia, porque si no, me va a dar por bajar y ponerme a gritar en plena la calle, y no quiero salir mañana en El Heraldo como “Latina agresiva y violenta se vuelve loca y es arrestada por desorden en la vía pública”.

Todos sabemos que cuando empiezan con el tema del “racismo” y/o los “inmigrantes” en los medios, es porque siempre hay algo más gordo tratando de ser tapado. Que buenas son las cortinas de humo…

Preparo mi clase, con la cabeza zumbando… Ya son las 4:20. Me voy de nuevo al cole (otra vez). Busco al chico (otra vez), y lo dejo con papá en casa. A él le toca el “segundo turno” mientras me voy a la academia.

4:45. Voy andando y aprovecho para contar todo lo que veo. Pienso en el dinero que se gastaron en ESTO. O en las campañas políticas de todos los partidos, año tras año. O en ESTO otro. Y sumo y sumo, y ese dineral, ese dinero que podría servir para tanto… para tanta gente… para tantas cosas realmente importantes… no es nada. Sólo cifras.

Pienso en el del estudio de metro, que fueron 200 mil euros: a razón de 10.000 anuales de un salario medio, es un dinero con el que podrían vivir 20 familias, un año entero… 20 familias, y en cambio, uno solo se embolsilla ese dinero de todos, para su único beneficio… para que luego de pagarlo, el belloch diga que es que es muy caro... hay que joderse...

De 5 a 8, doy mis clases. Hago lo que puedo, lo mejor que puedo. Regreso andando claro, ya me olvidé de lo que es conducir: me juré no pagar el precio que dicen que vale la gasolina. Ahora, gracias a nuestros queridos dirigentes (mundiales y particulares) tendremos más salud y unos cuerpos esculturales forjados de tanto caminar y/o andar en bici (aayyy y eso que no he tocado el tema de que ya tampoco podemos fumar ni por ley ni por el dinero que cuesta!!).

Son las 10:30. Ya cenamos, nos duchamos. Ya jugué con el peque, le conté su cuento antes de dormir y le di su cola cao. Lo veo en la cama… y si.

Oh sí.

Vuelvo a sentir lo mismo que ya sentí en Vene: Rabia. Dolor. Pero sobre todo, IMPOTENCIA. Me vuelvo a preguntar lo mismo de siempre: ¿Qué hacemos? ¿Cómo alguien común y corriente, puede hacer que las cosas cambien?. No se me ocurre ninguna respuesta. No lo sé. Así que por lo pronto, solo hay una opción. Mi peque se merece una vida mejor. Mi El y yo nos la merecemos también.

A las 11:00 pm, Solo se que parece que el viento (que no el Cierzo), está cambiando de nuevo… Me siento y escribo todo esto. Pienso de nuevo en todo, releo lo escrito y a las 12:00 ya estoy segura de que No quiero más esta Mala Vida.

Como bien dijo Manu Chao en este temazo (cuando el mundo era otro, y Mano Negra era pura vanguardia): "Ya pronto me voy, a escapar"…



Porque así como mi tolerancia parace haber alcanzado su límite… así también es como…

El Mar No Cesa.

16 comentarios:

Genín dijo...

Que vaina tan seria...
Y se gastan una fortuna, que si mandando aviones y barcos para Libia, o en Libano, o Afganistán, eso cuesta una pasta gansa.
Pero huele mal todo por todos lados, el otro dia me entero que tengo una pensión concedida por el IVSS desde el 2006, nunca me pagaron una locha, los imbéciles de la SS española siempre me decían que no sabían nada del convenio bilateral, y hace un mes por pura casualidad, por Internet me veo figurar en una lista de pensionados por Venezuela, voy con la copia impresa a las oficinas de las SS y el funcionario muy airado dice que no saben nada, sin siquiera mirar el ordenador, ante mi cabreo lo mira y...¡Oh cielos! se le cae la cara de vergüenza, el IVSS les tiene comunicado desde el 2008 que tengo la pensión concedida desde el 2006, y estos HDLGP llevan todos esos años diciendome que no hay nada.
Detodas maneras, no pagan, ahora Chavez se ha inventado un "Censo de pensionados" tienes que llenar mil planillas y esperar, pero no pagan, ¿Hasta cuando hay que esperar? Ni se sabe.
Te deseo mucha suerte en lo que hagas y que se resuelva esa situación de la mejor forma posible.
Besitos y salud

India dijo...

¿A dónde nos vamos, chuli? porque es que, cielo, te he visto viéndome cada día, tras día, tras día...
¿A dónde nos vamos?
Achuchones...

Sid dijo...

No me ha gustado tu post, no por lo que dices, sino porque es verdad y es una pena y una vergüenza...no sabia que la estabas pasando mal :(

Un abrazo Mar.

Sol dijo...

¡Qué puedo decirte! Mar un fuerte abrazo desde aquí, tu otro espacio. Geografía generosa, llena de contradicciones e injusticias, aún así es la única en la que he vivido hasta ahora.
Entiendo tu ocupación (no me gusta hablar de preocupaciones) y sólo puedo solidarizarme desde aquí para que el panorama se te abra con miles de luces esclarecedoras.
Un beso a ese Mar valeroso, enérgico y que nunca cesa ...

Arwen dijo...

Mar, son malos momentos los que nos ha tocado vivir, de una u otra forma para todos...pero estoy segura de que tarde o temprano este tsunami económico y social pasará y habrá mucho por levantar...luchemos por no desfallecer mientas la ola golpea todo a su paso porque si nos mantenemos en pie seguro que nos salvamos.

Un gran beso preciosa y piensa en todo lo bueno que tienes, empezando por tu criatura...sólo por eso ya merece la pena seguir vivos.

Un placer leerte siempre.

Arwen

Blue dijo...

Ay, Mar, acabas de pintar un cuadro hiperrealista que da miedo.
No puedo decirte nada. Ya escapaste de mucho sitios y sabes como se hace. Está claro que no estamos en el mejor momento. Lo que más rabia me da es saber que esta es una crisis que solo pagan unos pocos, y lo que unos pagan otros cobran o cobraron.
Muchos besos.

Wendy dijo...

Son malños tiempos para tod@s, cómo tu díces ya no se distingue entre los muchos que se ven en la necesidad de buscar en los contenedores, veo ráfagas de las campañas electorales y dan verguenza, no hay ayudas para conciliar la tan cacareada vida familiar, lo de llevar ba los niños al cole cuatro veces entre ída y vuelta acaba con la proyección laboral de cualquiera, el problema viene de muy lejos y no hacen nada.
En fin, me causa frustración e impotencia y no me extraña que estés pensando en escapar ¿quieres ir a otro pais?
Animo y muchos besos.

Livy dijo...

Nos están (nos estamos) dando mala vida. Pero no creo que los malos tiempos en los que estamos sean sólo por la crisis, que sí, ciertamente es la que está haciendo que personas como ese buen padre tenga que rebuscar en la basura y a escondidas (gracioso es que él se tenga que esconder, cuando los que nos han llevado a esta situación van tan pichis con la cabeza bien alta y pisando fuerte), pero creo que los malos tiempos que estamos viviendo son también nefastos por la ausencia de valores (y que nadie equivoque valores con religión...) estamos en el tiempo del todo vale y lo que creemos que queda "megaguay" legislarlo, porque es progre y "social" (y muy europeo, claro..) lo legislamos y ya veremos después las consecuencias, pero qué progres somos (y nosotros que aunque queremos hacer ruido y quejarnos, al final somos como decía Jarcha "pero yo sólo he visto gente que sufre y calla, dolor y miedo, gente que sólo desea su pan y la fiesta en paz...gente que tan solo pide vivir su vida, sin más mentiras y en paz, gente muy obediente hasta en la cama....)...Y estamos en una época de individualismo asqueroso, que de seguir así nos vamos al sálvese quien pueda...
Pero de las crisis siempre puede salir algo bueno, y a veces para que salga algo bueno, lo que existe tiene que irse al carajo y sufrir durante una época....
Y sino nos queda irnos a Suiza, que mira tú, país aburrido donde los haya, pero con eso de su neutralidad, de hacer la vista gorda en infinidad de ocasiones...ahi están...
Aunque estamos como estamos, sigo teniendo esperanzas y confío en que sabremos darle la vuelta a la tortilla.
Y siempre, siempre hay un motivo bueno por el que levantarse, sonreir, sacar el dedo del medio (o corazón) y seguir para adelante.
Besos con mucho cariño, y no ceses nunca.

Boris dijo...

comprendo muy bien lo que quieres expresar en el post, uno no deja de sorprenderse con lo que va pasando dia a dia en nuestras ciudades. el pais entero esta muy mal y ojala cambie todo pronto, no solo por lo que hagan los politicos sino también por lo que haga la gente, hay que educar mejor a los hijos porque como todo sea como la pandilla que describes al principio del post este pais no tiene ningún futuro,ese es un tema que me preocupa bastante

mansi nishi dijo...

me suena tanto lo que cuentas, que parece que estes narrando mi vida... hace 5 años que no tengo un trabajo nada parecido a lo mío (comercio exterior), hago sustituciones, promociones, llevo el tema administrativo en una pequeña oficina, mientras voy y vengo al cole tantas veces como dices, me niego a pagar el precio de la gasolina y mientras pueda iré andando, eso si, que piernacas se me están haciendo!... el otro dia recibió mi pareja un paquete con un cd de unos amigos, y se lo robaron, en nuestro portal! inseguridad ciudadana, paro, sanidad y educación pésimas, y un largo etc... y da igual de donde seas, esta mierda es igual para todos, o al menos, siempre la pagamos los mismos!

bueno, wapa, mucho ánimo para seguir soportando esta situación, y si no, pues nos tocará cambiar de pais porque aqui no cambiarán las cosas a corto plazo seguro... y el tiempo pasa!!

besotes!!

Desclasado dijo...

Mar, cariño, mejor te escribo un mail cuando disponga de un rato.
Pero no tengas miedo de volver a escapar, creo sinceramnete que en España, por bastante tiempo, no hay nada que hacer con estas situaciones.
Un beso.

Carmela dijo...

Mar, corazón, malos momentos para una gran mayoría, mientras que unos pocos se aprovechan de ella. Comprendo todo lo que dices y quizás lo que más me llega al alma es la preocupación por vivir en un sitio así por tu hijo. Yo tengo cuatro y gracias a Dios, en casa tenemos dos sueldos fijos (por ahora; aunque recortados), pero sino no sé que habriamos hecho.
Si tienes opciones y otras posibilidades a la vista arrójate, creo que siempre se puede encontrar algo mejor de lo que ahora tenemos aquí.
Un beso enorme.

Möbius el Crononauta dijo...

Las gallinas que entran por las que salen, supongo.

No sé, pues es o eso, o irse a vivir a una cueva de la Capadocia...

Johnny Dibud dijo...

Pero qué grande que eres, Dios mío. Me dejé a medias el otro día de leerte por no sé que movida. Hay que hartarse, hay que estar hasta los cojones, hay que despotricar, hay que rebelarse, muy bien querida, recibe besines tranquilizadores y relajantes.

Frusly dijo...

Y esas cosas yo no las veo en la prensa, pero sé que existen porque las veo muchas veces a lo largo de semana, en mi cara porque es la vida real.

De esta no parece que vayan a sacarnos pronto y entra una impotencia... Que España está sufriendo de verdad y parece que no se dan cuenta.

Un fuerte abrazo, Mar. Ánimo!

El Mar no Cesa dijo...

Hola chic@s!

Deseo agradecerles a todos el apoyo y vuestros comentarios. Aunque no estoy deprimida (auqnue si si bastante cabreada) saben que es un simple desahogo, y agradezco la comprensión.

Genín, ya hablaremos con mas detalle de eso de las pensiones, mi madre averiguando por alla y yo por aqui, y no conseguimos como meterle mano al tema.
Por eso, ya te preguntaré con mas calma.

Creo que ya se a donde nos iremos, e iré contando como va la busqueda...

Besicos pa todos, cuidaros.
Mar.