28.6.11

AGRADAR

Bajo a pedir un presupuesto para unas mosquiteras. Es un negocio pequeño, y lo atienden dos chicos de treinta y pocos o así. Sin pensarlo siquiera, ni menos, ser consciente, me miro de refilón en el reflejo de la puerta mientras la abren y, rápidamente, me reacomodo el cabello. En cuanto entro, ya llevo puesta “la sonrisa de tratar con hombres”.

Esta, suele ser mi respuesta inmediata. Siempre. Y difiere de la “sonrisa para tratar con mujeres”. ¿De dónde demonios ha salido semejante actitud? ¿Cuándo empezó? ¿Por qué lo hago?.

Piensa Mar.

No. Esos chicos no me gustan físicamente. No, tampoco tengo fantasías ocultas con ellos, ni con que me pongan en la mesa del taller y me hagan &%$$%%$$•, o lo que sea que piense alguien a quien le gustan los hombres sudorosos con chándal de trabajo.

Descubro (con creciente asombro) cuando no me dedica, pero ni una sola miradita, ni de pasada siquiera, ninguno de los dos, que, ese esfuerzo de “agradarles” no me vale de nada. Solo quiere las medidas. Luego, me pide el número de móvil, y no, claro que no es para una cita. Es para avisarme cuando esté listo el presupuesto.

Le veo mover los labios mientras me explica (sin mirarme, claro) el no se qué del espacio que se requiere entre la ventana y la pared, pero yo ya estoy en otro planeta. Porque nunca me había dado cuenta de cuánto necesito esa “aprobación” a mi físico.

Vale. Para aclarar. No, no soy la más guapa. Nada de “tia cañon” o “una mami”. Pero tampoco soy la más fea. Y aunque no me va el rollo de la moda, ni el maquillaje, no logro encontrar ¿de dónde sale esa necesidad de gustar, de agradar? Pero allí está.

Sigo hurgando en mi interior: ¿Me hace feliz hacer esto?. La verdad es que no. ¿Sirve de algo?. Pues en vene, que los hombres son tan salidos (y lo digo en ambas acepciones, en español y venezolano) si, porque había algo a cambio: mejor trato y una reafirmación constante de que eras guapa.

Viene de allí entonces? ¿No es adicción, si no costumbre y/o un método de conseguir un fin?.

O es simple y llanamente inseguridad.

Podría ser, como bien dice Amaral, que lo haga para ahuyentar la soledad o para espantar la decepción…



¿Les pasa algo así a vosotros? ¿Sienten la misma confusión cuando se dan cuenta de que no son quienes creen que son?

Porque así como yo me creía más segura de mi misma, y siempre es bueno reflexionar sobre las motivaciones de las acciones, así es como también…

El Mar No Cesa.

13 comentarios:

Frankie dijo...

Primer, primer en comentar, jeje. Claro que nos ocurre a todos lo de querer gustar, aunque imagino que el que seas gorrión o gorriona marca una diferencia. En Venezuela, quizá, es más fácil ligar, que suerte. Aquí, el intentarlo se considera machista :(

Los gorriones (que no gorrones, ojito) macho de mediana edad somos muy proclives también a mirarnos en escaparates, lunas de coches y arreglarnos faldones de camisa y demás.

A continuación, sufrimos el que las quinceañeras nos traten de usted y nos perciban como una especie de padres. Es el colmo de la humillación. Hemos de juntarnos con los de nuestra edad, sino...

Besos. Por cierto, se te ve guapa...

Cheli dijo...

Creo que es normal, a quien no le gusta agradar a los demas? es parte de nosotros, y no tiene nada de malo, ni tiene que ver con la edad ni nada de eso, y ojo, igual los chicos estaban muy ocupados y por eso no notaste nada, o igual los cohibiste...vaya uno a saber!!!
Besos!

Wendy dijo...

Me considero presumida pero, sobre todo, conmigo misma, lo aclaro, para sentirme segura necesito de mi aprobación, me hago la crítica antes de salir a la calle y si me doy un aprobado salgo a la calle segura y lo demás llega solo, en caso contrario, la inseguridad se me debe de notar porque paso más desapercibida.
A veces me llevo sorpresas en un sentido o en otro..no creas.
Lo importante es que te den un buen presupuesto y que sean profesionales pero una sonrisa siempre ayuda ;D
Suerte y besos.

Genín dijo...

Mira corazón, yo creo que es algo genético, a todos nos gusta agradar, y dependiendo de quien tengamos delante nos esmeramos mas o menos, yo que tu no me preocuparía y seguiría siendo igualita, ¿Pa que vas a cambiar si estás tan bien así?...jajaja
Besitos y salud

El Mar no Cesa dijo...

Frankie! pues si, la verdad es más facil ligar alli... aunque es distinto... los hombres alli son... como decirlo, demasiado lanzados, es el otro extremo, y eso muchas veces (demasiadas) hace el efecto contrario. Yo ptocuraba ir a bailar a lugares gays, porque en otros, te acosan tanto que molesta.
Me alivia mucho saber que es algo mas comun, ya sabes, que a los chicos tambien les ocurre, eso mola. Acepto los besos, porque seguro que tu no tienes que arreglarte nada, y las quinceañeras se lo pierden ;-)
jajaja. Besitos.

Cheli, jajaja, pues si, pudo ser... nunca lo sabre creo.. pero no me miraron como cohibidos, jijiji... Un besote nena.

Wen! ese es un punto muy importante. Yo salgo con como me siento comoda y bien, sera por eso que no habia reparado en que tambien requeria eso de los demas. La vida da muchas sorpresas, en eso tienes toda la razon! Ya te contare del presupuesto, jijiji. Besito nena, me voy a tu casa ya mismo.

Genin: Si, ha de ser inherente al ser humano supongo, y no me molesta, lo que paso fue que me sorprendio la intesidad de esa necesidad, asi que ahora creo que la puedo manejar mejor... y si chico, di que si, estoy bien, asi que pa'lante es pa'lla. Jajajaja.. Besos y que sigas mejorando.

Evánder dijo...

A todos nos gusta gustar, y quien diga lo contrario miente.

Y en caso de no darle mucha importancia al asunto, lo que no se lleva nada bien es que nos tomen con total indiferencia, ¿no?

Un besote!

Desclasado dijo...

Mar, lo mismo que tú, y ni me he criado en Venezuela ni soy mujer. Exactamente lo mismo me pasa, y me parece muy natural.
Besos, tía buena.

Arwen dijo...

Olvídalo Mar, sí que eres cañón...eran los dos tipos que tenían un mal día...seguroooo!!! :D

Besazos reina!! ;P

Arwen

Blue dijo...

Pues a mí me llega con agradar (en el caso que cuentas) a quién me resulta algo atractivo. En el resto de los casos salgo satisfecha si me atienden, me entienden y tienen educación...ejem...que a veces fallan las tres cosas, ja, ja.
Besos, Mar con marejada.
(¿Sabes como se dice en gallego marejada?: maruxía.)

el oido dijo...

es algo natural, hace poco salía de un 24 horas y un grupillo de niñas me miraba sin parar y sonreían. Yo, como treintañero y como bien contabas, pensaba que todavía tengo mi aquel, pero cual fue mi sorpresa cuando una de ellas se me acerca y me dice :
"señor, podría comprarnos una botella de ron, es que no nos dejan"
jajajaajaja para lo que hemos quedado!!!!

Un abrazo!!

Boris dijo...

no creo que denote inseguridad el querer agradar siempre, más consciente o inconscientemente todos (hombres y mujeres) pretendemos lo mismo.

NINA dijo...

Cariño,
eso lo hacemos todas! Y no es inseguridad sino coqueteo, y que es bien propio del género femenino.

Baci per te.

la chica del boli turquesa dijo...

a mi me pasa lo mismo, yo tambien me planteo mucho si le gusto a la gente, o si simplemente le caigo bien o no, si son amables conmigo porque les gusta la conversación que estamos llevando, o si simplmente está fingiendo para no ser maleducado con un alma al que le gusta hablar sobre musica o cosas por el estilo. :)
un saludo!!