27.1.10

Weird Music (14)

.
LA CREADORA

Acto I

Tarde del Domingo. Ella estaba sentada en una silla de Mimbre, con el Pick Up (o tocadiscos) a su lado. Tan concentrada. Como si de ese instante dependiera su vida entera.
Escuchaba. Si, con todos sus sentidos. Escuchaba al hombre que la volvía loca.
Simplemente, ella creía que era Guapísimo, Perfecto, que era Hermoso y el puro sonido de su voz la hacía estremecerse entera, de los pies a la cabeza.

Esa voz la transportaban a un lugar donde no estaban las hijas, ni el divorcio, ni las preocupaciones del dinero, ni los problemas familiares… solo estaba ella, con él...

Yo, mientras tanto, desde el otro lado del salón, escondida para poder verla, debía estar quietísima, no moverme y casi ni respirar. Sólo así, podía pasar desapercibida, y observarla embelesada. ¡Era tan raro verla en calma!…

Su carácter, siempre tan explosivo y temperamental no le permitía mantener esa actitud más de dos minutos seguidos. Por eso, hacía de “estatua” para disfrutar de esos breves pero intensos momentos de tranquilidad.

Solía pensar en ella, como si fuese un Huracán… quietud absoluta, y sin aviso previo, ¡zas! Explotaba, con vientos capaces de arrasar todo a su paso.
Si, ella era como un huracán, o como una Tempestad… de esas que cuando está todo en calma, es porque luego, seguro, viene el chaparrón, el aguacero… la rabia… el arrebato de esa calma…

Pero en aquellos breves y poco frecuentes momentos de paz, la energía de la casa lograba estar (por fin) nivelada. Ella y Nosotras la sentíamos recorrernos el cuerpo, ardía desde nuestro interior, calentándonos enteras, hasta la punta de los dedos.

Podíamos mirarla, podíamos ver -sin velos ni tapujos- a la mujer real que se escudaba permanentemente en esa coraza de rabia y tristeza, y así, con él atravesándole los oídos, era como su verdadero yo podía salir a la superficie.

Acto II

Él iba aumentando la intensidad, mientras ella seguía hipnotizada. Esperando… y cada vez más cerca del climax… ella seguía esperando, mas quita que nunca… contenida toda la energía…

Y así, llegaba el momento: Ella se levantaba como impulsada por un resorte de su silla, y con pasos torpes, -de quien no es muy experto en los artes del baile y la danza- se mecía, movía y contoneaba, al ritmo de sus canciones.

Era su ritual de catarsis semanal: Su Música.

Mientras escribo esto, pienso en que daría la vida por saber que pensaba entonces. En esos días y aún hoy, sólo me queda recordar su expresión, leerla, y suponer… Supuse que peleaba, que con la música como ayuda, ella, peleaba con sus demonios.

Y creo que supuse bien… pues aún hoy, ella continúa con esa lucha, que parece eterna. Que parece de esas, que no se pueden resolver y para las que no basta una sola vida…

Curiosamente, ella no se llevaba bien con el Abuelo. Demasiados malentendidos y problemas para tan poco tiempo que pasaron juntos…
Y creo que aún hoy, no sabe que es tan o más parte de él, que yo misma.

Pasaron los 60’s separados, los 70’s conociéndose, los 80’s peleando. Los 90’s tratando de resolver sus miles de diferencias, y ahora, por fin, cuando mi abuelo tiene un “pie allá (camino al Hades) y otro aquí”, ella recapacita.

Ya, por fin, no reniega de su legado, ni de sus enseñanzas, y ya no habla mal de él. Por fin, sé que comienza a quererlo.

Todos saben que hace algún tiempo que la música me niega sus secretos, así que no tenía ninguna idea sobre que publicar… pero ayer, cau-sal-men-te, ella me llamó, y no daba crédito a mis oídos cuando de fondo, haciendo de telón de nuestra conversación semanal, escuché la voz de su amado.

Esa voz, ya no está acompañada por el sutil ruido de lluvia tan típico del Vinilo. Ya han pasado muchos años, así que ahora lo escucha en un CD (¿“remasterizado”?), pero según está claro, sea como sea, él, y su voz, sigue siendo lo único capaz de darle la paz que ni el abuelo, ni nosotras, ni la vida, pudo o supo darle.

Él se llama Emmanuel, y ella, la creadora, es mi madre.

Y esta canción, era la que la que ella esperaba con ansias aquellas tardes de domingo, la melodía que la hacía dejar (por una vez) su coraza en aquella silla, y salir a bailar.

Cuando crecimos un poco más, tácitamente, aprendimos a perder el miedo, y a entender (sin que nadie nos lo dijera) que debíamos aprovechar esas "defensas bajas" e intuimos que esa canción marcaba nuestra entrada en escena: Sus hijas salíamos de nuestros escondites y corríamos al encuentro de sus manos, de sus brazos, y de la danza…

Emmanuel, sin saberlo, nos brindó algunos de los momentos más felices que tuvimos juntas en esa casa.

Él la convertía en su chica… En su Chica de Humo.



Porque así como pasan los años, y con ellos, entendemos mejor las cosas y a las personas que rodean nuestras vidas, es así como…

El Mar No Cesa.

6 comentarios:

Cheko dijo...

Hola Mar... Que bueno tenerte de vuelta. Ese Emmanuel estuvo también presente en gran parte de mi infancia, la chica de humo es un tema dificil de olvidar (aunque Emmanuel no es uno de mis referentes) a mi madre siempre le gusto y bueno, una que otra vez lo escucho (como el recien sencillo del Maestro) y me saca una sonrisa al recordar las canciones que escuchaba cuando pequeño. Recibe un gran abrazo mar...

Evánder dijo...

Preciosa historia, El Mar.

Cuánto tiempo sin leerte. Se te ha echado de menos.

Besos!

Phantom dijo...

Que bien hermanita. -gran historia y grande tu vuelta! por las dudas no me acostumbro...no vaya a ser que desaparezcas de nuevo... :)

Te mando un besote grande y espero todo esté yendo bien...

livy dijo...

Ayyyy, se me ha quedado el corazón encogido y un escalofrio ha recorrido todo el espinazo. La verdad es que cuando es el corazón el que escribe es imposible no SENTIR!!!
Un abrazo para ese mar que nunca cesa.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Mar!

me alegra tenerte de vuelta y me ha encantado esta historia... con relación a Emmanuel. Qué bueno, es un cantante que casi estaba ya en mi olvido y de joven tenía un vinilo de él, me encantaba la de TODA LA VIDA!

Un abrazo!

Phantom dijo...

Hola de nuevo hermanita.Esta vez te molesto para hacerte una invitación aeste nuevo proyecto literario que estoy emprendiendo.:
http://cronicasfugitivo.blogspot.com

Espero tu valiosa opinion!

Abrazos