22.8.11

CONFESIÓN

Tengo muchos defectos. Muchos. Pero nunca había sido una persona envidiosa. Es más, me era un sentimiento bastante desconocido hasta no hace tanto.

No solo no pensaba en ello, si no que hasta pensaba que muchas veces, la gente que tenía envidia de otra(s), era porque no hacia lo suficiente o lo que debía en la vida, así que (casi) se merecía la situación en la que estaba.

Duro, si. Era una postura casi radical.
Es decir, si alguien me venía a decir, que odiaba a “A” porque “A” tenía X cosa que él/ella no tenía, le miraba con cara de “¿Qué me estás contando?” Y le replicaba algo así como “Oye, y ¿por qué no aprovechas que quieres esa X cosa y trabajas y haces lo que tienes que hacer para conseguirlo?”.

Si, que maja era. En plan de maestrita de autoayuda. Gurú cutre de canalizar lo malo y convertirlo en bueno. Sip, esa era yo.

Pero llegó un día y pasó algo. Y luego pasó un año, y luego dos, y luego un tercero, y ahora vamos para un cuarto año, donde no he podido bajo ningún concepto hacer esa X cosa que deseo, como no he deseado nada jamás. Algo, que para muchos no tiene sentido hacer y que en la mayoría de los casos, no suele gustar.

Eso que deseo, era simple en otro momento, y en otro lugar. Pero no me ha sido posible hacerlo realmente y empieza a volverme loca.

Ese algo, tan simple, es TRABAJAR.

Para alguien que se ha pasado más de la mitad de su vida siendo alguien “productivo” jugar a la casita, a ser ama de casa, no es nada divertido. Ni bonito, ni romántico.

Así que como las cosas hay que drenarlas, digo (I´VE GOT ANOTHER CONFESSION TO MAKE): TENGO ENVIDIA.

Si, de la mala. De esa que hace que odies. Que te pases las muchas noches que no puedes dormir, pensando en cosas feas para todo aquel que tiene lo que no tienes tú.

Si en la TV salen millonarios, tengo que apagarla. Si lo veo en un periodico, lo cierro. He llegado al limite de mi intolerancia con el despilfarro de los que tienen demasiado. Estoy demasiado harta de la injusticia del mundo. No lo soporto más. No quiero ver un solo yate, ni hoteles de lujo, ni casas espectaculares mientras la otra mitad se muere de hambre, y mientras unos pocos estamos como anestesiados mirando.

Y estoy asustada… Muy asustada.

Porque nunca fui una resentida. Y me preocupa lo aparentemente rápido que un ser humano puede sacar un lado tan oscuro, tan denso y desagradable, que ni sabía que tenía, solo por algo así.

Claro, trato de pensar. Se supone que soy un ser racional. Y estoy tratando de llevarlo con calma. Me recrimino cuando caigo en eso, detengo la rabia, y lo más importante: sigo intentando conseguir eso que deseo.

Pero con 5 millones de personas por delante (solo en Españá, si saco el desempleo mundial me lanzo por la ventana), lo único que veo es un camino demasiado incierto, más tiempo de espera y por tanto, más oscuridad.

Entonces, si para distraerme pienso en qué más puedo hacer, voy poniéndome más histérica aún, por varias razones: la peor, es que ya se me están olvidando todas y cada una de las razones por las que me fui y como que voy poco a poco idealizando el trópico.

Se me olvidan un montón de cosas que siguen siendo importantes, y que no han cambiado. Si acaso, han empeorado.

Se me olvida, que para irme, necesito dinero, porque (maldito sistema) no hay país a donde llegar con una mano delante y otra atrás, y menos, con hijos.

Se me empieza a difuminar la idea de que debo aprender otro idioma, y que requiere muchísimo esfuerzo y tiempo hacer eso.

Y todo esto me puede hacer tomar una decisión apresurada, de esas que nunca salen bien.

¿Pero sabéis que es realmente lo peor? Lo peor de todo, es que siento que esta situación me ha quitado "the besto of me". La mejor cualidad que tenía (o creía tener): Me ha quitado la felicidad que me daba alegrarme por las demás personas.

Bueno, casi se podría decir que lo bueno que ha tenido es que me ha hecho descubrir que no me gusta ser una envidiosa.

Por lo pronto, seguiré haciendo lo que he estado haciendo (intentarlo, seguir adelante y esperar), ya que no se me ocurre nada mejor. Solo espero no seguir consiguiendo lo que he estado consiguiendo...

Y así, mientras pasa la vida y el tiempo, me apoyo en los buenos amigos Foo Fighters para descargar y gritar con todas las ganas, y hacerme preguntas tan interesantes como:

¿Naci para resistir o para que abusen de mi?




Porque así como a veces, nada está en nuestro control o poder, y terminamos por darnos cuenta de que solo somos unos vulgares instrumentos del karma, asi también es como…

El Mar No Cesa.

18 comentarios:

Blue dijo...

No, no te veo tan envidiosa. Quieres trabajo, y como les está pasando a muchos, no lo consigues. Yo lo tengo, pero no sé si llegaré a perderlo o a trabajar sin cobrar ¿quién sabe nada en este momento?.
Esos programas que dices, y que casualmente brotaron como setas en estos dos últimos años, me sulfuran como a ti: supercasas, mujeres ricas, españoles por el mundo que están de vicio....¿Por qué nos meten esos programas justo en este momento? Me parecen indecentes,la verdad, pura pornografía, obscenos...
Así que, no te puedo dar trabajo, pero te acompaño en el sentimiento.
Aaah, tienes una sinceridad que me pone los pelos de punta.
Bicos ben feitiños.

Maia Blank dijo...

Mar, coincido con Blue que no creo que sea envidia. No creo, por lo que escribiste, que lo que quieres sea un yate sino tener la libertad de elegir, esa que da el dinero lamentablemente. Elegir qué clase de vida quieres llevar y en dónde. Esos programas ¿qué fin tienen? ni los mires ! no tienen nada que aportarte. Un trabajo es un derecho básico. Pero tu rabia está mal enfocada tal vez hacia los que tienen demasiado (que no se lo ganaron en su mayoría laburando), en lugar de estar dirigida hacia un sistema sumamente desigualitario donde "el rico come delante de los pobres" y encima le viene a dar consejos. Para el sueño existen muchas pastillas mágicas :)
Apaludo tu impecable sinceridad.
Un beso.

Wendy dijo...

Mar, no eres una santa ni quieres, eres una mujer que quiere ganarse la vida y que, con frustración, se da cuenta de que en este momento, no le es posible y sin embargo otros que lo tienen lo desperdician, no lo valora,..
No te preocupes por esos sentimientos, son muy humanos y si estuviese en tu piel sentiría parecido.
El panorama no es alentador así que hay que ir tirando, a ver sí con el regreso de las vacaciones y las elecciones la cosa mejora algo.
Intenta no detenerte a mirar lo que te haga daño.
Todo mi cariño y solidaridad.
Siento tu rábia.
Un beso.

Cheli dijo...

Para nada, es tu derecho, un derecho basico, el trabajo.
Tantos avances sociales del siglo anterior, en este, los estamos perdiendo a un ritmo pavoroso.
A mi me da la misma sensacion, cuando veo el despilfarro por parte de unos y las necesidades basicas insatisfechas en otros.
Eso no es envidia.
Un beso.

El Mar no Cesa dijo...

Hola chicas guapas!

Me hace muy feliz que entiendan. No se, a veces uno se siente un poco solo con tanto problema en todos lados, y esta bien ver que hay mucha gente que piensa que hay cosas muy injustas.

Lady Blue, ciertamente esos programas son simplementes una aberración. Pensaba lo mismo cuando escribia, que habian proliferado de una forma dramatica. Jajaja, gracias por lo del traballo, la intención es siempre lo mas importante. Biquiñosss!!

Maia, eso justamente es lo que mas me enfada: que el sistema no tiene cara, no tengo o no se como pegarle o dañarlo... entonces me queda le gente que es mas visible. Tienes razon, estoy mas enfadada con eso que con la gente. Oye, y por cierto, que se que todos nos hemos acordado mucho de ti con las manifestaciones alli, como ha seguido el tema? que tal va la situacion?

Gracias Wen! pues si, eso es lo que intento, que lo malo no gane, y en esas ando peleando. Ya tengo hasta un plan de cosas que hacer por si no cambia mucho el panorama, aunque si, eso no quiere decir que no este enfadada y sienta esa rabia como dices. Pero eso, trataremos de hacerlo como siempre, lo mejor posible. Besos!

Cheli, mil gracias. Como digo al comienzo, me alegra mucho que no me hayan malinterpretado, o mejor aun, me hayan interpretado mejor de lo que lo hago yo misma!. Es bueno contar con amigas que lean y aporten y apoyen. De verdad que ver como todo lo que han conseguido con tanto esfuerzo las generaciones anteriores (nuestros abuelos, etc) se va a pique duele un montón.

Gracias y besicos.
Mar.

India dijo...

Jopelines... entonces... ¿no soy una frustrada sino una envidiosa? jaaaaaaaajajaja pues anda que... de guatemala a guatapeor jaaaaaaajajaja Shikilla, sin llegar al punto de desearle mal a nadie, todos los que nos vemos sin curro, nos comparamos a los que sí y pensamos ¿por qué él sí y yo no? por eso creía yo que era una frustrada, no una envidiosa... y por eso sigo dándole vueltas a qué hacer, si fuera envidia... estaría en una santería o en un sitio de esos de vudú juaaaaajuajuajuajuaaaaaaa
Ánimo!!!! tampoco les toca la lotería a todos, ni todos son felizmente maravillosos en sus curros... ya ves, la vida no es ideal para casi nadie...
Aaaaachuchones!!!

Genín dijo...

Que vaina tan seria, que casualidad, ayer me estaba dando cuenta yo sin podermelo creer, que a estas alturas de mi vida, me había vuelto envidioso, y precisamente por las alturas en que estaba!
Si, yo, viendo como se me escapa la cuenta corriente de la vida, sintiéndome en la recta final, envidio y con rabia contenida a LA JUVENTUD, no lo quiero admitir, pero es cierto!
Siento sinceramente tu situación, y lo peor es que nada te puedo aconsejar...
Pero si comprendo que tengas envidia, claro que lo comprendo!
Besitos y salud

Carmela dijo...

Mar tampoco yo creo que lo que sientes no es el verdadero significado de la envidia. Es normal que quieras poder trabajar y que sientas lo que sientes al ver esos, como dice Blue, pornográficos programas que nos restriegan la fortuna y dinero de los que le sobran y que además lo tiene sin trabajar. Todos tenemos derecho a trabajar y poder ganarnos la vida, es algo tan básico y tan sencillo que el que hoy en día no exista ese derecho nos trastoca a todos la vida. Yo tengo y no debería quejarme, sé que hoy en día es casi de mal gusto tenerlo y protestar, pero eso ocurre porque la injusticia de la sociedad en la que vivmos nos ha llevado a pensar que el que tiene ya se puede callar y no es asi. TODOS tenemos derecho a poder trabajar y ganarnos la vida y todos tenemos derecho a que ese trabajo nos permita vivir mas o menos de forma satisfactoria o digna, al menos. Y no es asi, incluso los que trabajamos estamos mal , porque al menos a mí con 4 hijos y la vida cada vez mas cara en todos los aspectos apenas me da para llegar a los días veinte de cada mes y a veces me da verguenza quejarme por los que ni siquiera tienen ese problema porque simplemente no tienen trabajo.
Creo que algo tiene que cambiar, confío o quiero confiar en que algo cambie. Cada vez hay gente mas asquerosamente rica y cada vez la mayoría vivimos de pena, es una injusticia bestial que nos hace incluso dudar de nuestros derechos.

Entiendo lo que sientes y comprendo lo que sientes. Espero que la vida te sonría pronto y puedas encontrar un trabajo. De momento resiste y no pienses mal de ti porque no es asi. Te mando un abrazo y mi cariño.
Besos

Frankie dijo...

Esto está escrito desde las entrañas, Mar y duele leerlo. Pocas cosas hay tan necesarias y tan imprescindibles como la independencia económica. No creo que estés envidiosa sino frustrada, sentimiento que puede llegar a ser intensísimo. En fin, tan solo animarte y que no cejes. Es lo único que te sé decir sin caer en la autoayuda esa tan facilona de recomendar.

Besos.

Sid dijo...

No te preocupes Mar, te esta pasando eso por las circunstancias en las que vivimos, creo que en el fondo todos nos sentimos como tú, pero ánimo.

Ojalá que las cosas mejoren y podrás recuperar eso que crees estar perdiendo y serás mas feliz aun, porque sabrás valorar mejor lo vivido.

Un abrazo enorme Mar.

Sol dijo...

Hola Mar:

Como la mayoría de los que me preceden, no te ubico dentro de la categoría de los envidiosos o resentidos por las líneas que compartes en tu reflexivo escrito.

Te digo más, en este momento estoy muy enojada ¿la razón? el sistema borró de la manera más impune el comentario que había redactado de manera previa en este espacio. Así que no le daré el gusto y trataré de recomponer de nuevo mis ideas.

En ese comentario señalaba que la lectura de tu escrito me obligó a pensar de nuevo en el significado de los términos envidioso y resentido.

¿Qué es la envidia? Busqué apoyo en el diccionario y encontré explicaciones como que es un sentimiento de tristeza airada o un "deseo honesto" por un bien, habilidad, cariño o posesiones de los demás. ¿Realmente desde esta perspectiva te consideras envidiosa?

Por otro lado ¿qué es el resentimiento? Es una sensación de enojo, rabia o de ira contenida, yo le agregaría que en ocasiones sin apelar al sentido común, que se manifiesta de manera repetitiva hacia el entorno ¿te ubicas allí? No lo creo ...

Si debo confesar algo, pues te diré que me sentí identificada con muchas de tus apreciaciones ...me cuesta aceptar de buena gana las crónicas rosa de la televisión ¿es relevante el mantrimonio, la separación o el arrejunte de la actriz X con el actor Y por enésima vez? ¿aportará algo a nuestra dignidad conocer al dedillo el traje o atuendo que llevará la princesa o la reina W en el baile monumental de los "más codiciados award"? ...¿Desubicada? ...será.

Por ejemplo, ¿la cobertura extrema de las pataletas de Mourinho durante los encuentros de fútbol Madrid-Barca, ayudará en algo a la situación de hambruna que existe en Somalia? Lo dudo mucho ...

Sé que represento a ese trópico del que huíste y mi pais está ubicado en un contexto geográfico que a pesar de la abundancia de recursos se encuentra dentro de los más injustos socialmente hablando ¿razones? muy complejas y me llevaría mucho espacio explicarlo, sólo puedo decirte que la indignación y la impotencia son algunos de los elementos que en estos momentos me asaltan y obligan a evaluar prioridades.

No sé si he sido de ayuda, aún así puedo decirte que sólo aspiro a vivir en paz, y que se me permita transitar el camino de la felicidad desde la equidad, y OjO no desde la visión binaria, ideológica y maniquea de los ricos contra los pobres o los malos contra los buenos, los patronos contra los obreros, no, nada de eso, sino desde la perspectiva de poseer las mismas oportunidades que otros, para satisfacer mis necesidades más básicas: empleo, salud y educación. Desde estas tres variables considero que todo lo demás viene solo. Lamentablemente nuestros gobiernos no han dado la talla desde lo humano, por más que se digan socialistas, comunistas, y todos los "istas" que quieras, ya que la ambición y las ganas desmesuradas de poder los consumen una vez que se atornillan en sus sillones de mando.

Saludos Mar. Muchas gracias por la oportunidad.

Estamos indignadas ...ni más ni menos.

Frusly dijo...

No es envidia, es que la desesperación se ha apoderado de ti. Somos muchos los parados, somos muchos los frustrados, los que de momento apenas tenemso un presente y apenas podemos percibir un futuro. La rabia de haber realizado un esfuerzo para formarte y que ahora no quede más remedio que esperar, esperar una solución que parece que no llega.

Una incertidumbre que mata porque te impide soñar y avanzar, da auténtico asco.

¡Mucho ánimo, y que no cesen esas ganas!

Un besazo.

India dijo...

Si Frankie dice lo que dice... entonces no me equivocaba tanto jijijijiji él es una persona seria y responsable, me fío de su criterio jejejejee
Mar, chuli... podemos! ya te digo que sí! podemos! PO DE MOS! en ná vamos a releer este post tuyo y nos vamos a partir de la risa, ya verás... vamos, como India que me llamo... ya verás!
Achuchones!!!

Boris dijo...

como odio ese tipo de programas que sale el ricachon de turno presumiendo de su casa de millones de euros y que tiene no se cuantos ferraris. no soporto esa gente por exibicionista pero peor aún son los dueños de las cadenas que mandan hacer ese tipo de programas, es una verguenza que este tiempos donde hay tanta gente que lo esta pasando mal se emitan ese tipo de programas.

estamos en una situación complicada pero animo para ti que veras como pronto mejora todo

NINA dijo...

Ay pichona...qué brete.

Tampoco creo que seas envidiosa. O al menos no de la envidia mala, de esa que hace odiar.
No podés atajarte de los comentarios de la gente que te dirá lo mismo que les has dicho vos, pero con buena onda. Así que aquí va el mío: ayer escuchaba en la radio la historia de vida del que inventó la computadora (ordenador, dicen ustedes?) y realmente era truculenta. Y rescato una frase dicha por él "nunca estuve más imaginativo que en las épocas de crisis".
yo no tengo un trabajo en relación de dependencia pues en este bendito país a mi edad ya sos viejo, yo dejé de trabajar cuando me casé porque me mudé de mi ciudad a un pueblo costero en el que no había trabajo para mí. Asi que me dediqué a criar a mis hijos. Cuando volví a la ciudad, me reincorporé como pude, pero no me duró demasiado. La edad, un curriculum muy pobre, dos niños...
Terminé mis estudios para comprobar que como profesora de Bellas Artes tampoco conseguiría, y vendiendo cuadros me moriría de hambre. Así que comencé a fabricar carteras de piel sintética. Ya llevo 7 años trabajando de lo mismo, y aumenté la cantidad de artículos, no tengo jefe ni empleados y trabajo a mi aire. Si le dedicara más tiempo y más empeño, probablemente me vaya el triple de mejor, pero no lo necesito por ahora.
Mis amigos son millonarios y hacen cosas que yo quisiera hacer y no puedo, viajan por todo el mundo y se la pasan pipa, pero no los envidio. Trabajan mucho para conseguirlo y mantenerlo.
Creo que si te miras bien, seguramente sabrás hacer bien unas cuantas cosas. Todas las mujeres sabemos. India podría iniciar una empresa pintando camisetas!
Vos a lo mejor sabrás hornear estupendos budines, o sabrás tejer crochet.
Sólo es cuestión de empezar algo QUE YA SABES HACER, abrir un facebook para publicarlo y venderlo.
Animo!! que se puede!!

SOS MUJER!!! las mujeres podemos!

BACI BACI BACI BACI BACI

Jesslo dijo...

Hola Mar, vengo desde la página de Nina ;) Todos tienen el derecho a ganarse la vida apropiadamente. Coincido plenamente con Nina, si la fuente de trabajo no existe, créala. Te irá bien. Fíjate en alguna necesidad que puedas satisfacer en otros, usa los medios que están a tu alcance, promuévete en el boca a boca. No lo dudes, al principio puede ser difícil, pero con el tiempo, transformarás un problema en oportunidad y te sentirás plena. Mis mejores vibras para tí. Saludos.

Juglar dijo...

Interesante y reflexivo escrito. No me parece el de una persona envidiosa sino el de alguien que defiende su derecho a trabajar y ganarse la vida dignamente.

johan paterson dijo...

WONDERFUL Post.thanks voor het aandeel .. extra wachten .. … Wens u veel succes !

--------------------------------
Web Design Melbourne | Web Design Perth | Web Design Sydney